Cuando Frank Rijkaard escupió a Rudi Völler en el Mundial

El fútbol no solo ofrece mucho entretenimiento, también ofrece muchas narrativas. Esa es una de las cosas que lo hacen destacar en comparación con otros deportes: debido al hecho de que tiene una base de fanáticos tan monumental en todo el mundo, hay muchos puntos de vista e interpretaciones diferentes sobre cómo se debe jugar el juego. Esto es algo que hace que la experiencia sea aún más agradable.

Sin embargo, todas estas diferentes culturas también dan lugar a importantes enfrentamientos debido a las diferentes perspectivas y cuestiones sociopolíticas que se van filtrando a lo largo de los años. Un muy buen ejemplo de esto sucedió en la Copa del Mundo de 1990 que se llevó a cabo en Italia, cuando Holanda se enfrentó a Alemania en los octavos de final.

Esa vez que el centrocampista holandés Frank Rijkaard escupió al delantero alemán Rudi Völler.

Frank Rijkaard
Frank Rijkaard

El contexto de los dos equipos

Fue una situación interesante al analizar el contexto de ambos equipos cuando llegaron al Mundial de Italia 1990.

Por primera vez en toda su historia, Holanda llegaba a la Copa del Mundo como campeona de la Eurocopa de 1988 y parecía que por fin contaba con un plantel lo suficientemente fuerte como para luchar por el trofeo. Después de todo, el triunvirato de las estrellas del AC Milan, Ruud Gullit, Frank Rijkaard y Marco Van Basten, estaba en sus mejores años y todo parecía estar listo para hacer algo especial.

Sin embargo, también vale la pena señalar que Van Basten tuvo muchos problemas en la fase de grupos, donde Holanda empató los tres partidos contra Egipto, Inglaterra e Irlanda, Gullit regresaba de una grave lesión y mientras Rijkaard estaba en su máxima capacidad, había tantas cosas que podía hacer por su cuenta. Fue un período extraño para Holanda en Italia 1990.

Alemania, en cambio, había soportado mucha frustración en la década de los 80. Tuvieron una generación muy talentosa encabezada por el mejor jugador en la historia de su país, Franz Beckenbauer, ahora como entrenador en jefe, pero perdieron las dos finales anteriores de la Copa del Mundo ante Italia y Argentina, respectivamente.

Cuando Alemania llegó a los octavos de final contra Holanda, parecía que era un éxito o un fracaso para una generación que contaba con jugadores como Andreas Brehme, Rudi Völler, Jurgen Klinsmann, Lothar Matthaus y muchos más. Al igual que los Países Bajos, era un equipo de clase mundial.

Todo parecía preparado para un partido clásico y lo fue... de otra forma.

Fuego y sangre

Había mucha tensión cuando Holanda y Alemania se enfrentaron en los octavos de final. En primer lugar, había muchas expectativas y había mucha presión con respecto a estos dos equipos, y quien fuera eliminado en esta ronda iba a ser vista como una gran decepción.

También había muchas razones sociopolíticas que habían creado una fuerte animosidad entre ambos equipos. Habían jugado dos partidos en la clasificación para la Copa del Mundo, y estaban muy físicos y con mucha tensión, construyendo así una rivalidad mucho más agresiva de lo que normalmente se ve en el fútbol.

Además, también estaba el recuerdo de la final de la Copa del Mundo de 1974 en suelo alemán. Alemania había derrotado a la Holanda de Johan Cruyff, uno de los mejores equipos de la historia del fútbol, y todavía había una gran frustración entre los holandeses con respecto a esa final.

Entonces, puesto en contexto, el partido entre Alemania y Holanda en Italia 1990 fue una bomba de relojería que estaba a punto de explotar. Y el que lo hizo fue sin duda Frank Rijkaard.

El juego

El juego real fue interesante en términos de tensión y narrativa, pero no tanto sobre el juego. Alemania terminó ganando 2-1 a través de mucha eficiencia y disciplina alemanas clásicas, pero no hubo muchas oportunidades ni mucha fluidez en el partido.

La realidad es que este fue un partido que estuvo lleno de animosidad y se notó en la forma en que el holandés y el alemán se enfrentaban constantemente de una manera muy agresiva. Fue algo que comenzó a suceder en las primeras etapas del juego y solo creció a partir de ahí.

Fue entonces cuando sucedió: sobre el minuto 22, Rijkaard y Völler tuvieron un enfrentamiento, que se saldó con mucho físico hasta que el árbitro decidió expulsar a ambos jugadores. Aunque algunos jugadores de ambos equipos querían calmar las cosas, nada se iba a calmar.

Rijkaard caminaba hacia el vestuario cuando se acercó a Völler y le escupió en el pelo. Este fue un momento que se volvió infame en la historia de la Copa del Mundo y también fue uno de esos momentos que tuvieron mucha tensión, fricción y el tipo de intensidad frustrada que no se ve hoy en día en el fútbol.

Conclusión

Alemania ganaría la Copa del Mundo ese año contra Argentina de una manera muy alemana; el resto de la década los vería pasar por muchos altibajos, lo que resultó en un reinicio masivo a mediados de la década de 2000. Este triunfo en Italia resultó ser el último de esa generación dorada de los años 80.

Por otro lado, Holanda continuaría de una manera muy holandesa en el fútbol: muchos altibajos también, pero luchando por estar a la altura de su potencial en el escenario internacional. Muchos entrenadores iban y venían durante el resto de la década, pero no estaban a la altura del potencial de los jugadores de clase mundial que tenían a su disposición.

En ese sentido, ese momento entre Frank Rijkaard y Rudi Völler sirvió como un simbolismo muy apropiado de dos generaciones de jugadores que pasaron por mucho en la naturaleza.